Publicado: 24 de Julio de 2020

¿Haces lo imposible para que ese pantalón entre o usas faja para usar ropa de talla menor a la que corresponde? Tenemos malas noticias: la ropa ajustada puede afectar seriamente tu salud cardiovascular.


¿Cuál es la relación entre ropa ajustada y este tipo de inconvenientes de salud?


La respuesta es que el uso permanente de esta clase de indumentaria incide directamente en el funcionamiento normal del sistema circulatorio y, por ende, del corazón.

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) asegura que toda indumentaria muy ajustada al cuerpo deriva en que el corazón hace un esfuerzo adicional, haciendo que la presión arterial se incremente.

Ante un cuadro de hipertensión arterial, la retención de líquidos y toxinas impulsa el surgimiento de celulitis y depósitos de grasa en algunas áreas del cuerpo, dificultando la digestión y, en ciertos casos, bloqueando el flujo de oxígeno en el organismo.


Se entiende como ropa muy ajustada toda la que no permite hacer movimientos de manera natural y deja marcas en la piel luego de usarla por algunas horas.

El hormigueo y adormecimiento de ciertas extremidades, especialmente pies y manos, son signos de que es necesario utilizar ropas más holgada. El incremento de edemas o hinchazón por líquidos acumulados en los tejidos también son señales claras de esta situación.

Asimismo, aumenta o propicia el panorama para la aparición de trombosis venosa o coágulos en las venas, que puede derivar en hipertensión arterial pulmonar con surgimiento de dificultad respiratoria. Además, si el desprendimiento de trombos es masivo, podría provocar la muerte.


Por ende, se aconseja que elijas bien tus ropas, permite que tu cuerpo se sienta libre de ataduras innecesarias, que solo te traerá en un futuro problemas a tu sistema circulatorio y cuerpo.