Publicado: 20 de Octubre de 2020

¿Qué es?


La epicondilitis, es una lesión (Inflamación) que se caracteriza por dolor en la parte externa del codo, en la zona del epicóndilo.


Es comúnmente denominada “codo de tenista” aunque cabe destacar que esta lesión no abarca sólo al ámbito deportivo sino que engloba a cualquier dolor relacionado con el epicóndilo como puede ocurrir en actividades de la vida cotidiana u otras profesiones como pintores.


¿Por qué se origina?


Se produce por microtraumatismos debido a los movimientos repetitivos o por sobre uso en los tendones de la musculatura epicondílea, sobre todo movimientos repetidos que impliquen pronosupinación del antebrazo y extensión de la muñeca (giros del antebrazo).


Frecuencia


La epicondilitis representa la afección más frecuente del codo. Se piensa que la incidencia es del 1-3% de la población general

La afectación se presenta en sujetos de ambos sexos, pero especialmente entre los 30-40 años, y con menor frecuencia a los 20 años


Síntomas


- Dolor en la parte externa del codo, sobre el epicóndilo


- Dolor e impotencia funcional con los movimientos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo.


- Dolor a la palpación de la zona epicondílea y con acciones simples como elevar una botella o jarra o tomar un café, también en deportes como el tenis o el badminton-


- El dolor suele ceder durante la noche y con el reposo


- En ocasiones puede llegar a convertirse en una patología cronico


- No suele referir clínica acompañada de origen neurológico, pero puede irradiarse hacia el brazo y el antebrazo.


Tratamiento


Lo más importante para que un tratamiento sea eficaz, no sólo consiste en tratar el síntoma, que por supuesto es importante, sino en localizar cuál es el origen de la lesión, es decir, si es un problema de la zona o es un adaptación que ha tenido que realizar el propio cuerpo.


Como medida de prevención cuando hemos sufrido la lesión, podemos usar las cinchas de descarga. Estas suelen llevar una almohadilla que se tiene que situar justo en el epicóndilo y ajustarla bien pero sin llegar a comprimir demasiado. Nos ayudará a que la musculatura no se afecte tanto por la vibración de cada golpeo.