Publicado: 14 de Septiembre de 2020

Cuando es necesario un poco de ayuda para mantener el equilibrio, la estabilidad o cuando unas de nuestras piernas no tiene la fuerza suficiente, es siempre recomendable la utilización de un apoyo extra, ya sea un bastón o muleta.

¿Pero cuál utilizar? Actualmente existen diferentes tipos de apoyos, que se pueden clasificar en los siguientes:

- Bastón de una sola pata,

- Bastón de 3 o más patas

- O con diferentes de empuñaduras. (blando, duro, anatómico)

En cualquier caso, el bastón siempre ha de ser utilizado por la mano opuesta a la pierna que este débil. Antes de utilizarlo debemos comprobar si está a la altura adecuada para la persona con dos sencillos puntos. 1- El mango de este debe estar al nivel de la muñeca o cadera. 2- Su codo debe doblarse ligeramente cuando sostiene el mango.

Un consejo de seguridad que compartimos a nuestros clientes es, que cuando existe un peligro de caídas es importante realizar algunos cambios en la casa, como, por ejemplo, si hay alfombras debemos quitarla o sujetarlas bien sobre todo las esquinas para que no sea posible tropezarse. Es importante mantener el suelo despejado de objetos que puedan entorpecer el paso y sobre todo no pisar cuando este mojado, ya que nuestra estabilidad y equilibrio se verá descompensado en ese momento. Por último, es importante el uso de zapatos con suela antideslizante para evitar caídas.